Written by wpop

Eddie Rodríguez Ayvar

Trabajo y fe en Italia

Luego de alcanzar el título profesional en computación e informática en Lima, Perú, Eddie Rodríguez Ayvar decidió labrarse un mejor futuro en el exterior. Ahora suma 18 años sembrando en tierras foráneas con el pensamiento fijado en los suyos y su país natal. Su profunda fe lo ha llevado a seguir estudios teológicos y de la iglesia en Italia. Asimismo, prepara su partido político y sigue cultivando su amor patrio. De esta forma, ahora postula al concurso del “Premio Orgullo Peruano 2014”, en la categoría “Profesional Exitoso”.

Limeño de nacimiento y con titulo como profesional Técnico en Informática, Eddie Pablo Rodríguez Ayvar, realizó sin embargo, como todo joven de condición humilde, otros trabajos en diversas empresas. Incluso en el Golf Country Club La Planicie fue caddie de primera por 8 años.
En los 80s, cuando su generación del Cono Sur de Lima trataba de ir a una universidad, la mayoría no pudo hacerlo pues tenían que laborar para apoyar a sus familias. Eddie agradece a Dios por estas circunstancias pues le permitió conocer el real significado del trabajo forjado con honestidad por quienes se ama.
“No cambiaria nada y no estoy enojado con los políticos de aquellas épocas. Es más les agradezco pues hoy soy un político. Gracias a ellos amo a mi nación y quiero hacerla mejor de como la encontré”, agrega el emprendedor.

Rumbo al crecimiento
En diciembre de 1995, con 32 años de edad viajó por primera vez a Seúl, Corea del Sur. En aquellas tierras asiáticas trabajó hasta febrero de 1998 como inmigrante clandestino en diversas fábricas. En ese contexto descubrió por primera vez a diversas culturas mediante sus migrantes. Así, conoció el orgullo coreano para trabajar y salir adelante. “El coreano no se cansa jamás, solían decir”; y es verdad, recuerda Eddie. Además, eran muchos peruanos y muy unidos, trabajadores y bailarines.

Con fe en Italia
Tras su experiencia oriental, en octubre del 2008 arribó a Brescia, Italia con una visa de contrato de trabajo para la empresa de la familia de su cuñado Italiano. Lamentablemente la crisis económica de Italia provocó el quiebre de la compañía.
Después de tantas decenas de años vividos conoció el método de trabajo que se desarrolla en la ciudad italiana: Todos saben de todo y son muy preparados en las diversas aéreas.
En ese sentido, estudió 4 años teología en el Seminario Vescoveli Diocesano de Brescia y actualmente lleva el tercer año del Concilio Vaticano Segundo, donde también hizo voluntariado tal como lo practicaba en Lima en la Iglesia Comboniana católica.
Nuestro compatriota se encuentra muy involucrado con la iglesia en Italia al pertenecer al Opus Dei de ese país. Igualmente es jefe de su partido político el cual viene trabajando incansablemente mientras no cesa el amor a su nación.

Amar nuestras raíces
Alienta a sus compatriotas a inculcar y enseñar a sus hijos a amar sus raíces, a la nación de sus padres para que ellos luego vayan al Perú a invertir y trabajar portando con ellos la herencia de la educación obtenida. Así, el Perú será más grande, inclusivo y con mucho futuro.